Un blog sobre ética y didáctica en las Nuevas Tecnologías

Juventud y ciberdelincuencia

Deja un comentario

En el año 2009, haciendo mis prácticas del Máster en Interveción y Mediación Familiar en el Juzgado de Menores de Castellón, junto al Equipo Técnico de Menores, me percaté del creciente número de delitos a través de la web que estaban comentiendo muchos menores. Pero lo más alarmante era que los propios jóvenes no veían sus comentarios nocivos en tuenti, en los chats de facebook, las burlas escritas en twitter… como actos delictivos, sino como conversaciones privadas que no tenían respercusión alguna, a pesar de que el eco de sus palabras, había alcanzado a muchas personas, no solo a sus compañeros y grupo de iguales, sino a padres, profesores e incluso a gran parte de su entorno social.

En 2012 y según datos de la comunidad autónoma de Andalucía han aumentado de forma alarmante los los llamados ‘ciberdelitos’ entre los más jóvenes, aspecto que enciende mi alarma y también la de la sociedad.

Emilio Calatayud -juez de menores pionero en sentencias ejemplares y basadas en la educación más que en el mero castigo- explica, para el periódico granada digital con la ley en la mano y desde su experiencia diaria en el juzgado que, “los menores no son conscientes, de que la grabación de imágenes, el hecho de compartirlas en redes sociales o por sistemas de mensajería son delitos contra el honor y la intimidad, coacciones y vejaciones que tienen una repercusión “gravísima””. Podéis leer la noticia entera aquí.

Para ahondar más en la complejidad de este tipo de actos, un estudio publicado por la Universidad de Pensilvania y la de California, del cual podeís obtener más información aquí, indica que “la cyber-aggression ocurre mayoritariamente entre amigos, ex-amigos y compañeros de clase, pero no es habitual entre desconocidos. También ocurre entre ex-novios y ex-novias”.

Por tanto, sean los adolescentes, conscientes o inconscientes de la repercusión de sus acciones en el mundo digital, lo cierto es que algunas de estas conductas están tipificadas por nuestro Código Penal. Y aún no siendo el origen de las conductas el hacer daño, sino llamar la atención y ser popular, acaban provocando un perjuicio muy grave en la persona a quien van dirigidas las acciones y en el propio precursor de la iniciativa, pues está incurriendo en un delito.

Detallamos a continuacion el marco conceptual y jurídico de algunas de las conductas más frecuentemente desarrolladas por los menores de edad en las TIC.

  • Amenazas: Coacción y chantaje
  • Calumnias e injurias
  • Delitos contra la intimidad: Uso de datos personales, la imagen como dato personal, menores y otros sujetos incapaces especialmente protegidos y secreto de las comunicaciones.
  • Actos contra la libertad sexual: Acoso sexual o grooming.

[Podéis encontrar información más detallada y específica sobre las conductas comentadas en La guía “e-legales. Guía para le gente legal en Internet”. Págs. 5-8, editada por el Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid y Pantallas Amigas. Autores: Tejerina, O. y Flores, J. con la colaboración de García Ingelmo, F.  aquí]

También el Informe Norton, nos alarma con la siguiente cifra “en España se producen un aproximado de 22 mil delitos informáticos por día“. Podéis leer más sobre ciberdelitos específicos aquí.

Este cúmulo de información, para algunos puede ser nueva, para otros no tanto, pero debe hacernos a profesionales de la educación y a padres y madres y familias, reflexionar acerca de nuestra responsabilidad,  tanto en la prevención en el uso de dispositivos móviles y digitales, como en el afrontamiento de una situación difícil en la que nuestro/a hijo/a se vea involucrado porque inconscientemente ha cometido un acto que está penado legalmente. “Sólo en 2011 los progenitores tuvieron que hacer frente a 300.000 euros como responsables subsidiarios de los daños causados por los menores en la provincia de Granada“, apunta el juez Calatayud.

No qusiera terminar este artículo sin hacer un llamamiento a la Ciudadanía digital responsable. Es decir, os invito a reflexionar y a concienciar a nuestros niños/as y a nuestros adolescentes sobre el significado de la intimidad, tanto la nuestra como la de los demás. Reflexionar, a nivel familiar y escolar, sobre dónde estamos y qué queremos.

Los malos usos y los abusos en internet deben tratarse con los niños desde que son pequeños. Os propongo empezar por promover las tres R de Tanya Byron, experta en educación y TIC:

a. Restringir el acceso dependiendo de la edad del niño.
b. Reducir la posibilidad de lo inseguro (también depende de la industria del ramo).
c. Incrementar la Resistencia de los niños (autogestión efectiva y segura).

 Sé que me he extendido más de lo normal en el post, pero a veces, la información y la temática lo requieren. Esta ha sido una de esas ocasiones.

Un abrazo,

Carmen

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s