Un blog sobre ética y didáctica en las Nuevas Tecnologías


Deja un comentario

Los adultos y las nuevas tecnologías

Mucha gente adulta – +50 años- se ha declarado o se declara anti tecnología. Según ellos eso no está hecho para ellos, no lo necesitan y pueden vivir perfectamente sin ello. Y yo respeto cualquier opinión. Pero claro, cuando empiezan a conocer la revolución de WhatsApp y sus posibilidades, crean un grupo con los amigos, otro con la familia, otro con algunos compañeros de trabajo… y sin darse cuenta, empiezan a cogerle el tranquillo a tener un smartphone y comprender su utilidad.

En cuanto a Internet, otro tanto. Mi hermana y yo hablamos mucho de las cosas que nos encanta ver en la red. Que si en pinterest he encontrado esto, que si en en facebook tal página ha publicado lo otro, he conocido un blog genial y chulísimo… y todo eso delante de mi madre y, ¿sabéis qué pasa? que a ella se le hacen los dientes largos. Así que, nos ha pedido que le enseñemos un poco cómo funciona el mundillo porque le hemos dicho que no podemos estar todo el día a su lado enseñándole las cosas que ella quiere ver. Así que, se ha adueñado de una tablet que le regalaron a mi padre, que es la lentitud tablificada y se ha tirado a la arena de todas todas. Ahora se proclama fan de youtube y de todos los videos de lo que a ella le gusta.

Me encanta ver este cambio en las personas de mi alrededor, porque por fin han comprendido:

1.- Que Internet forma parte de nuestro día a día sí o sí.

2.- Que la tecnología está al abasto de todos/as, solo hace falta un dispositivo para utilizarla.

3.- Que cada uno puede ver y hacer en Internet lo que quiera. Siempre en el buen sentido de la idea.

Este último punto, para mí, es el que ha hecho que la gente de mediana edad haya acabado entrando en el mundo de la nuevas tecnologías, porque, cuando han vivido, con acompañamiento de alguien o por sí mismos, el subidón que supone encontrar algo que te encanta en la red, el poder comunicarte con familiares y amigos que están lejos con tan solo un clic, o simplemente, pasar horas y horas paseando por blogs relacionados con tu afición en vez de estar viendo una aburrida película, siempre del mismo género en la tele, hacen que acaben enseñándose a manejar un ordenador, una tablet o un smartphone. Y aún más, las charlas entre padres e hijos ya no suenan a chino, sino que los padres comprenden el vocabulario y hablan con bastante fluidez de aspectos tecnológicos, e incluso piden consejo a los hijos cuando hay algo que no saben manejar o no acaban de comprender.

Abuelos hablando con su nieta por videoconferencia. Visto en: www.google.com

Abuelos hablando con su nieta por videoconferencia. Visto en: http://www.google.com

Esto lo he vivido en primera persona. Mi padre siempre fue pro tecnología y de manera autodidacta se ha ido buscando su maraña para encontrar lo que quiere, pero mi madre era de las reacias, de hecho, aún lleva un nokia en blanco y neglo del año de la polca, pero lo de Internet le ha tirado a tope y ahora dedica parte de su tiempo a encontrar inspiración en la red.

Creo que es importante que los adultos conozcan el funcionamiento de las nuevas tecnologías, porque, si bien pueden no estar al día al 100% -casi nadie lo estamos porque esto evoluciona a una velocidad frenética- sí se deben tener unos conocimientos básicos, en los que se pueda profundizar, para así poder guiar a los más pequeños de la casa en un uso adecuado de las nuevas tecnologías. Solo por eso, los adultos deben hacer un esfuerzo por saber qué hay en la red.

Internet tiene mil y una posibilidades, por lo que, cada persona debe encontrar qué le aporta la red, bien para recrearse, para comunicarse o para trabajar. Internet es una revolución genial, siempre que se haga un uso ético de ella y si ese uso tiene un trasfondo didáctico, entonces ya, súper genial.

Abuelos intentando comprender el funcionamiento del ordenador. Visto en: www.enter.co

Abuelos intentando comprender el funcionamiento del ordenador. Visto en: http://www.enter.co


Deja un comentario

La Biblioteca, un espacio para el fomento y disfrute de la lectura y de mucho más

De siempre me han gustado las bibliotecas, tanto como lugar, como por el propósito que llevan asumido, por lo que significan y aportan a una sociedad tan cambiante como la actual. Es por ello que, cuando viajo, me gusta visitar la biblioteca de la ciudad en la que me encuentre.

Las personas vamos aceleradas la mayor parte del tiempo, pero cuando vamos a entrar a una biblioteca cambiamos el chip y hacemos que el que nos acompaña también lo haga, sobre todo si nuestro acompañante es un niño.

Entrar en una biblioteca significa entrar en un lugar especial, lleno de sabiduría. Se va en silencio, se percibe un ambiente sereno, las estanterías invitan a perderse entre los libros, las mesas invitan a sentarse y leer el periódico, una revista, una novela o simplemente conectar el ordenador, tranquilamente.

La sección de niños suele ser atractiva e irresistible, no solo para los niños, pues a los adultos nos encanta ojear los libros de los más peques, pero es que realmente hoy en día hay auténticas obras de arte dentro de los libros infantiles. Y además llevan implícitos o explícitos unos mensajes sobre la vida, explicados de manera muy entretenida para que desde pequeños podamos trabajarlos con nuestros hijos. Es tal la variedad de libros infantiles y juveniles que hay, que a la hora de elegir un libro, hay que pensarse bien cuál.

Apartado infantil de la Biblioteca Municipal de Castalla. Visto en www.escaparatedigital.com

Apartado infantil de la Biblioteca Municipal de Castalla. Visto en http://www.escaparatedigital.com

Creo que debemos aprovechar el recurso gratuito que las bibliotecas nos brindan como lugar de lectura y cómo espacio donde poder obtener libros y compartirlos. Recomendar aquellos que nos gustaron y aquellos que lo hicieron menos. Resulta habitual que la gente en una biblioteca pregunte por las novedades, pida consejo a la bibliotecaria acerca de algún libro de un género que le gusta leer y quiera referencias o busque algún libro sobre temática concreta o de esos que enganchen de principio a fin.

La biblioteca es un sitio ideal para introducir a los niños desde pequeños en el mundo de la lectura y en el concepto de “leer nos hará libres”. En una biblioteca los niños pueden escoger uno o varios libros entre miles y llevarse a casa el que más les gusta. Eso ¿dónde más se puede hacer sin pagar? Sólo aquí. Por tanto, estamos dejando que el peque elija, se ilusione ante la idea de llevarse un libro que le gusta a casa, pedir a su papá o mamá que se lo lea, ojearlo o leerlo él o ella solo. Sin darnos cuenta, con la visita a la biblioteca fomentamos en los niños/as capacidades como: autonomía, toma de decisiones, sentido de la responsabilidad, al tener que cuidar algo que no es suyo, escucha activa para comprender el libro, entender el concepto de prestado vs mío, trabajar el gratis pero con un trasfondo de es gratis porque es de todos, y entre todos lo hacemos posible, así como, un innumerable repertorio de valores que un padre o una madre quiera potenciar en su hijo/a con cada visita a la biblioteca.

Sala de estudio de la Biblioteca Municipal de Castalla y distribución de libros por estanterías, géneros y nomenclatura. Visto en www.escaparatedigital.com

Sala de estudio y distribución de libros por estanterías, géneros y nomenclatura. Visto en http://www.escaparatedigital.com

Os invito a todos a haceros socios de una biblioteca porque en la mayoría de ellas encontraréis:

  • Libros de cualquier género y tipo.
  • Préstamos de la mayoría de los ejemplares que alberga la biblioteca.
  • Préstamo de películas, pues suelen tener DVD’s de películas clásicas y no tan clásicas.
  • Utilización del ordenador de la sala con fines educativos o culturales. Este es un punto que no me gusta demasiado, porque alguna gente lo utiliza como cibercafé y desvirtúa la esencia original del ordenador de biblioteca.
  • Wifi gratis en la mayoría de bibliotecas. Aquí, que cada persona mire en su ordenador lo que crea.
  • Sala de estudio.
  • Bebeteca, biblioteca infantil y juvenil.
  • Y muchas otras cosas que descubriréis yendo.

Como curiosidad, os dejo con algunas de las bibliotecas más bonitas del mundo

Biblioteca del Trinity College, Dublin, Irlanda. Visto en http://sobredublin.com

Biblioteca del Trinity College, Dublin, Irlanda. Visto en http://sobredublin.com

Biblioteca Handelingenkamer, Países Bajos Vista en http://peru21.pe

Biblioteca Handelingenkamer, Países Bajos Vista en http://peru21.pe

Biblioteca Municipal de Stutgart. Abierta al público en 2011. Vista en www.bauenblog.info

Biblioteca Municipal de Stutgart. Abierta al público en 2011. Vista en http://www.bauenblog.info

Pero sin duda, la mejor biblioteca para mí, es la de mi pueblo, Castalla, que es la que me ha inspirado a escribir este post y la que me ha enseñado a querer a los libros tanto como lo hago.

Biblioteca Pública Municipal de Castalla (Alicante). Vista en www.escaparatedigital.com

Biblioteca Pública Municipal de Castalla (Alicante). Vista en http://www.escaparatedigital.com

¿Habéis visitado alguna biblioteca chula, chula? ¿Qué opináis, són tan geniales como dicen? Yo no he tenido el placer de vistar ninguna, pero queda pendiente una visita obligatoria a estas bellas bibliotecas y pasar un rato agradable con un buen libro y un café en la mano.


Deja un comentario

Los hábitos de estudio hoy les serán muy útiles mañana

En eduación formal, la de toda la vida, los niños/as acaban de volver a su rutina. Han empezado el segundo trimestre, con su horario escolar delimitado y el extraescolar bastante definido también.

Los padres y madres sois conocedores de la evolución formativa de vuestros hijos a lo largo del primer trimestre y ahora toca ponerse de nuevo las pilas con los peques para estar a su lado y afrontar este segundo trimestre, que, aún no siendo el definitivo, es clave. Es el momento para que los niños/as refuercen aquellas áreas y competencias que tienen más flojas y/o salgan aún más fortalecidos en las que van bien, pues siempre pueden aprender más sobre ellas.

A estas alturas del curso,  las asignaturas que vuestros hijos están cursando están claras, los contenidos a trabajar están delimitados, y también lo están los objetivos generales a los que llegar en cada asignatura según el curso escolar en el que estén inmersos los niños/as.

Existen una serie de elementos en los que como padres podemos colaborar con nuestros hijos.  Se trata de aspectos que ayudan a mejorar su implicación en la realización de las tareas escolares del día a día.  Es por ello que, os invito a poner en marcha los siguientes propósitos -o a mantenerlos si en vuestras casas ya se llevan a cabo-.

Dedicar un tiempo específico para hacer los deberes. Los niños a partir de 7, 8 años deben dedicar un rato de la tarde al estudio, dependiendo del volumen de trabajo. Una hora es un tiempo ideal para realizar los deberes o si no los hubiese, para repasar los contenidos trabajados en la escuela.

El tiempo dedicado al estudio se decide dialogando, pues cada niño tiene un horario escolar específico dependiendo del centro al que vaya, unas determinadas actividades extraescolares y una hora para ir a la cama, entonces, entre todas las actividades de la tarde debe encontrarse y acordarse una hora para repasar el trabajo de la escuela, mejor si suele ser la misma cada día, aunque sé que esto es difícil.

Si al día siguiente hay examen se dedica más tiempo y se repasa la materia de examen con nuestros hijos. Un equipo padre/hijo es fundamental para que el niño interiorice la materia, sienta seguridad y afronte el examen con tranquilidad y aplomo al día siguiente.

Imprescindible disponer de un lugar de estudio fijo. No importa si es en su habitación, en una zona común pero habilitada para ello o en el despacho de los papás, pero los niños/as necesitan tener un lugar de referencia que invite al estudio o a realizar actividades creativas -estudien música, hagan manualidades, preparen teatro…-

Crear ambiente de estudio en el lugar habilitado para ello. El lugar de estudio debe invitar a estudiar, así que entre padres e hijos podemos currarnos una decoración chula, chula, como esta:

Compartir el mismo espacio que nuestros hijos mientras hacen sus deberes leyendo un libro o revista, refuerza la capacidad de ponerse a la tarea, pues ven que sus padres también están aplicados en una tarea similar y se pueden ver reflejados en él/ella. Además de que esto permitirá que nos pidan consejo o nos hagan preguntas con mayor facilidad que si andamos por otro espacio de la casa, pues por no molestarnos, pueden dejarse uno o varios ejercicios en blanco.

El lugar de estudio debe estar ordenado al llegar y debe recogerse al terminar. Así, siempre invitará a sentarse en él directamente, sin tener que recoger antes de hacer los deberes, sino después.

Y aquí va un espacio genial, que lo integra todo: zona de estudio, zona de juegos y zona de descanso, donde los peques de la casa lo tienen todo a su disposición. Toda una gozada, eso sí, para casas un poquito grandes, jeje.

Esto que propongo no es nada nuevo y es muy sencillo de realizar, solo hay que dedicar un poco de tiempo en ver cómo queremos hacerlo en casa o revisar si lo que ya hacemos se asemeja. Crear hábitos de estudio es muy positivo para nuestros hijos, pues al final acaban haciendo de forma automática los deberes, su estudio o sus tareas extraescolares siempre en el mismo sitio y de una manera más o menos ordenada. Además de aprender a dedicar un tiempo específico a una tarea concreta.

Recordad, a mayor edad, mayor volumen de trabajo, por tanto, mayor tiempo de dedicación para ello. Si desde peques, les creamos un hábito de estudio positivo, facilitaremos mucho su tarea de estudio diaria y la potenciaremos.


Deja un comentario

Tecnología sí, pero con límites

Hola a todas y todos,

Bienvenida rutina y bienvenida cotidianidad (aunque la mía sea algo variable). ¿Cómo estáis? Yo animada y positiva porque este ¡2014 va a ser la bomba!

En “la terreta” somos de reyes magos, así que, aunque hayamos disfrutado mucho de la navidad en familia y con amigos, ahora estamos empezando a disfrutar de los regalos que nos trajeron SS.MM. ¿Qué os han traído? Seguro que cosas muy guais. Yo estoy súper contenta, porque Gaspar pensó que necesitaba un nuevo portátil y me ha traído uno.

La verdad es que el miniportátil que tenía ha aguantado mucho, pero me estaba dando bastantes problemillas en los últimos meses. Iba muy lento y la lentitud es algo que nos pone muy nerviosos a los tecnológicos, aunque es cierto que a veces los dispositivos necesitan su tiempo para pensar. Por ello, ahora espero trabajar mucho y cual rayo con mi nuevo ordenador.

Mi nuevo portátil :)

Mi nuevo portátil 🙂

Y tras esta introducción, quiero hablaros de tecnología y niños/as. No domino la parte de software o hardware de un dispositivo electrónico, pero sí entiendo un poco de la parte más humana que nos hace acercarnos a las nuevas tecnologías.

Seguro que a muchas casas, estas navidades han llegado productos electrónicos, como tablets, móviles full equip, algún ordenador que otro, videoconsolas, dependiendo de los habitantes de la casa, e  incluso e-books, libros electrónicos. Éstos últimos han sido el producto más vendido de estas navidades en amazon.

Sea cual haya sido el regalo, está claro que la tecnología está de moda, tanto para los más peques, como para los más mayores. No podemos ir contracorriente, pues la tecnología avanza a pasos agigantados y sino, mirad todas la novedades que se dan cita en la feria de electrónica de Las Vegas Consumer Electronics Show 2014. No importa la edad, sino el hasta dónde quieres llegar a conocer.

Pues bien, aunque nos hayamos vuelto todos muy tecnológicos con el paso del tiempo, es muy importante saber que, una vez termina la compra del dispositivo y en algunos casos, su paso por el servicio informático en dónde se pone a punto (antivirus, programas especificos, software…) el uso que hagamos del mismo viene marcado por cada cual. Y claro, están los niños, esos pequeños amantes de la tecnología, que la han mamado casi desde que nacieron y que dominan mucho más que los adultos el carácter intuitivo y táctil de estos dispositivos como pez en el agua, pero que no son conscientes de que no deben pasarse todo su tiempo libre delante de ellos.

¿Recuerdan esa madre que hizo el año pasado un contrato a su hijo con las pautas para la utilización del móvil que le regalaba? Bueno, pues a cada uno de los que me leéis y que sois padres y madres, os recomiendo hacer algo parecido. Dependiendo de la edad de vuestros hijos/as y de su momento madurativo, es importante que dialoguéis con ellos e impongáis normas para el uso del dispositivo X . Ello facilitará una buena convivencia familiar y del peque o de la peque consigo mismo. Recordad, vosotros sois los padres, quiénes educáis, por tanto, la responsabilidad de hacer que vuestros hijos/as aprendan a usar correctamente un dispositivo electrónico y en qué momento y lugar pueden hacerlo es exclusivamente vuestra. Si no lo hacéis, la mayoría de las próximas discusiones girarán en torno al dispositivo. Lo que os hará malgastar mucho tiempo discutiendo sobre lo mismo y perderlo de poder hacer otras cosas con vosotros o con vuestros hijos y relacionadas con el crecimiento familiar.

Recuerda, cuando son pequeños, podemos jugar junto a nuestros hijos con la tablet, porque seguramente tendrán la suya propia, especialmente indicada para niños, pero conforme crecen, el rato que le dedican a un dispositivo, lo invierten exclusivamente en ello, nada de ambiente familiar ni de hacer cosas juntos. Así que, piensa muy bien qué tipo de uso quieres que hagan de la tecnología y a qué edad quieres que empiecen.

Tecnología sí, por supuesto, pero con límites. Papás y mamás, tenéis un nuevo reto. ¡Suerte!  Por cierto, me encantaría que me contárais qué normas tenéis en vuestra casa sobre el uso de los dispositivos electrónicos: tiempo que dedican, qué momento del día o fin de semana es el indicado para usarlo, si lo usan solos o en familia, a qué edad han empezado a utilizar una tablet, por ejemplo… ¡Espero vuestros comentarios! 😉

Una frase para hoy:

                         “Para educar a un niño hace falta la tribu entera”

Proverbio africano    

Un abrazo a tod@s y ¡hasta la próxima!

Pami