Un blog sobre ética y didáctica en las Nuevas Tecnologías

Los hábitos de estudio hoy les serán muy útiles mañana

Deja un comentario

En eduación formal, la de toda la vida, los niños/as acaban de volver a su rutina. Han empezado el segundo trimestre, con su horario escolar delimitado y el extraescolar bastante definido también.

Los padres y madres sois conocedores de la evolución formativa de vuestros hijos a lo largo del primer trimestre y ahora toca ponerse de nuevo las pilas con los peques para estar a su lado y afrontar este segundo trimestre, que, aún no siendo el definitivo, es clave. Es el momento para que los niños/as refuercen aquellas áreas y competencias que tienen más flojas y/o salgan aún más fortalecidos en las que van bien, pues siempre pueden aprender más sobre ellas.

A estas alturas del curso,  las asignaturas que vuestros hijos están cursando están claras, los contenidos a trabajar están delimitados, y también lo están los objetivos generales a los que llegar en cada asignatura según el curso escolar en el que estén inmersos los niños/as.

Existen una serie de elementos en los que como padres podemos colaborar con nuestros hijos.  Se trata de aspectos que ayudan a mejorar su implicación en la realización de las tareas escolares del día a día.  Es por ello que, os invito a poner en marcha los siguientes propósitos -o a mantenerlos si en vuestras casas ya se llevan a cabo-.

Dedicar un tiempo específico para hacer los deberes. Los niños a partir de 7, 8 años deben dedicar un rato de la tarde al estudio, dependiendo del volumen de trabajo. Una hora es un tiempo ideal para realizar los deberes o si no los hubiese, para repasar los contenidos trabajados en la escuela.

El tiempo dedicado al estudio se decide dialogando, pues cada niño tiene un horario escolar específico dependiendo del centro al que vaya, unas determinadas actividades extraescolares y una hora para ir a la cama, entonces, entre todas las actividades de la tarde debe encontrarse y acordarse una hora para repasar el trabajo de la escuela, mejor si suele ser la misma cada día, aunque sé que esto es difícil.

Si al día siguiente hay examen se dedica más tiempo y se repasa la materia de examen con nuestros hijos. Un equipo padre/hijo es fundamental para que el niño interiorice la materia, sienta seguridad y afronte el examen con tranquilidad y aplomo al día siguiente.

Imprescindible disponer de un lugar de estudio fijo. No importa si es en su habitación, en una zona común pero habilitada para ello o en el despacho de los papás, pero los niños/as necesitan tener un lugar de referencia que invite al estudio o a realizar actividades creativas -estudien música, hagan manualidades, preparen teatro…-

Crear ambiente de estudio en el lugar habilitado para ello. El lugar de estudio debe invitar a estudiar, así que entre padres e hijos podemos currarnos una decoración chula, chula, como esta:

Compartir el mismo espacio que nuestros hijos mientras hacen sus deberes leyendo un libro o revista, refuerza la capacidad de ponerse a la tarea, pues ven que sus padres también están aplicados en una tarea similar y se pueden ver reflejados en él/ella. Además de que esto permitirá que nos pidan consejo o nos hagan preguntas con mayor facilidad que si andamos por otro espacio de la casa, pues por no molestarnos, pueden dejarse uno o varios ejercicios en blanco.

El lugar de estudio debe estar ordenado al llegar y debe recogerse al terminar. Así, siempre invitará a sentarse en él directamente, sin tener que recoger antes de hacer los deberes, sino después.

Y aquí va un espacio genial, que lo integra todo: zona de estudio, zona de juegos y zona de descanso, donde los peques de la casa lo tienen todo a su disposición. Toda una gozada, eso sí, para casas un poquito grandes, jeje.

Esto que propongo no es nada nuevo y es muy sencillo de realizar, solo hay que dedicar un poco de tiempo en ver cómo queremos hacerlo en casa o revisar si lo que ya hacemos se asemeja. Crear hábitos de estudio es muy positivo para nuestros hijos, pues al final acaban haciendo de forma automática los deberes, su estudio o sus tareas extraescolares siempre en el mismo sitio y de una manera más o menos ordenada. Además de aprender a dedicar un tiempo específico a una tarea concreta.

Recordad, a mayor edad, mayor volumen de trabajo, por tanto, mayor tiempo de dedicación para ello. Si desde peques, les creamos un hábito de estudio positivo, facilitaremos mucho su tarea de estudio diaria y la potenciaremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s