Un blog sobre ética y didáctica en las Nuevas Tecnologías

Día Internacional de la Familia

Deja un comentario

Quienes me conocen saben que soy una defensora de la familia como contexto de crianza, educativo y de crecimiento a todos los niveles. Y los que no me conocéis, pronto vais a saberlo. Así que un día tan señalado como hoy, no he querido pasar por alto hablar de algo tan importante para mí.

En primero de educación social averigüé cuánto me fascinaban las asignaturas en que se trabajaban aspectos y conocimientos relacionados con la familia y cuando terminé la carrera, hice un máster sobre intervención y mediación familiar, porque tenía claro que el campo en el que quería trabajar estaría estrechamente vinculado a al contexto familiar. Después la vida te lleva por donde ella quiere, pero el conocimiento aprendido y mi defensa de la familia como contexto educativo siguen igual de vivos en mí hoy, que cuando estaba en primero de carrera.

Para mí, la familia es la institución que más poder del bueno ejerce sobre cada uno de sus miembros, independientemente de su forma. Con ello digo claramente, que para mí, toda familia es aquella formada por uno o más progenitores, sean hombres o mujeres y sus hijos/as. Coincido además con la definición que la teoría sistémica entiende por familia: “Conjunto estructurado de personas en interacción”. Y es que en una familia, lo realmente valioso es la relación entre los miembros de la misma, independientemente de su estructura.

Desde que nacemos hasta que nos morimos estamos vinculados a una determinada familia. Primero con relaciones más dependientes y luego un poco más independientes, pero si el vínculo existente es positivo, la familia puede aportarnos en la búsqueda de la esencia de la vida: crianza, apego, educación, valores, modos de vida, tradiciones, rituales, modelos de parentalidad… con los que, conforme vamos creciendo, decidimos cuáles reproduciremos y cuales desecharemos en nuestra futura y posible parentalidad.

Me gustan las familias unidas, que se quieren, que hacen cosas juntas, que creen en el concepto de familia y educan a sus hijos/as en él.

Mi familia es una de esas. Como sabéis, me fui a hacer el camino de Santiago y estando en Astorga, cenando tranquilamente en un bar, entraron todos en fila, uno detrás de otro. Vinieron a verme, a acompañarme en mi camino y eso me sorprendió, emocionó y agradó a partes iguales. Una pequeña locura familiar que recordaré siempre.

Mi familia

Parte de mi familia en Astorga (León). Visita sorpresa durante Mi Camino de Santiago.

No quería acabar este post sin hacer un llamamiento a la reflexión sobre el verdadero papel de la educación familiar. A mi entender, la educación es 100% familiar y la enseñanza, la compartimos los padres con la escuela y otras instituciones y contextos con los que tenemos algún tipo de relación. A ser padre o madre se aprende, pero una vez se es padre o madre, es para toda la vida. No hay separaciones, divorcios o devoluciones, solo existe el amor verdadero y el intentar criar a nuestros hijos como mejor sepamos y aprendamos.

Creo que la familia no está desapareciendo ni extinguiéndose, sino que se adapta a la sociedad en la que estamos inmersos igual que lo hacemos nosotros/as. Y lo más importante, debe seguir fortaleciéndose en su esencia y su verdadero ser: amar, criar y educar. Esa es la fuerza real y poderosa de la familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s