Un blog sobre ética y didáctica en las Nuevas Tecnologías


Deja un comentario

Lecturas divertidas para un verano lleno de aventuras

Hoy quiero hacer una oda a la lectura. A mí me encanta leer y recuerdo que para mí, el verano ha sido y sigue siendo una época ideal para la lectura. ¿Por qué? Porque hace un calor asfixiante y leer es una actividad que requiere un mínimo esfuerzo físico, por tanto, es ideal para cualquier lugar y momento. No importa si estás tumbada en la playa y lees mientras tomas el sol, si estás sentado en una hamaca bajo una pinada, disfrutando de la brisa, en un avión o tren camino de algún paraje idílico o simplemente en el sofá de tu casa con la ventana abierta o el aire acondicionado en marcha.

Por todos es sabido que unos padres que leen crearán el hábito de la lectura en sus hijos. No podemos pretender que nuestro hijo de 15 años lea, si no lo ha hecho nunca. A amar la lectura se aprende y se acoge cuando uno es niño/a. Los libros nos ayudan a apreder los colores, las formas, las texturas. Más tarde las letras, las palabras, las construcciones de frases. Y sin darnos cuenta estamos leyendo libros de 80 páginas, después de 150 y llega un momento, en la edad adulta que, cuantas más páginas tenga un libro, mejor. En cambio, de la generación adolescente, me hace mucha gracia que, cuando un profesor presenta varias opciones de libros para que sus alumnos elijan cuál van a leer, la pregunta de éstos sea: ¿Cuál es el más finito? ¿Cuál tiene menos páginas? Pero casi nadie pregunta ¿de qué género es? ¿Cuál me puede gustar más? ¿El título y la sinopsis me dicen algo? Así que entiendo a los profes que acaban imponiendo la lectura del trimestre.

A menudo voy a la biblioteca y obervo a los niños/as sentados leyendo con sus padres o de manera autónoma y cómo se suben al mostrador (hay una banqueta específica para ellos) y se llevan prestados los libros que leerán durante los siguientes quince días. Esto, me saca una gran sonrisa. Pues sí hay niños y niñas que leen, más de los que nos hacen creer los estudios.

Así que hoy me he decido a proponer varios libros que considero adecuados para leer durante las vacaciones por nuestros peques:

  • Un móvil en el polo norte. Para comenzar a leer ya libros sin apenas dibujos, éste puede ser un buen ejemplo. Tiene 48 páginas y es muy facilito de leer. Cualquiera de este tipo que os llame la atención, puede ser un buen libro para regalar a alguien a quien queremos introducir en el amor por la lectura.

Resumen: Mateo, el oso blanco, navega feliz sobre su bloque de hielo. De repente una botella llega por el mar con un extraño objeto: un teléfono móvil que no para de sonar. El oso, muy amable, contesta las llamadas. Y empieza a llegar gente. ¿Cambiará esto la apacible vida de Mateo?

  • Las aventuras del capitan calzoncillos. Está recomendado a partir de los 6 años, pero yo considero que al tener 128 páginas, mejor a mediados de los 7, aunque siempre uno tiene que saber quién es su hijo/a o el niño/a que va a leer el libro y sabrá enseguida si podrá leerlo o no.

Resumen: Jorge y Berto son dos niños muy amigos. Sus dos mayores aficiones son gastar bromas y crear los tebeos de las aventuras del Capitán Calzoncillos. Un día, se celebra un gran partido de fútbol americano en la escuela y los dos niños echan pica-pica en los pompones de las animadoras, detergente en los instrumentos de la banda, hinchan el balón con helio… El partido se suspende. Pero tienen la mala suerte de que el director los graba en vídeo. Los amenaza con entregar la cinta a los jugadores si no hacen lo que él diga: no gastar bromas, limpiarle el coche, no hacer tebeos… Jorge y Berto ya están hartos y compran un anillo hipnotizador. Hipnotizan al director y cambian la cinta del partido por otra. Luego le hacen creer que él es el Capitán Calzoncillos. Convertido el director en este superhéroe, salva al mundo del malísimo Doctor Pañal. Los niños vuelven a llevarlo al colegio y lo deshipnotizan. Lo malo es que cada vez que el director oye un chasquido de dedos… ¡se convierte otra vez en el Capitán Calzoncillos! Y Jorge y Berto vuelven otra vez a divertirse de lo lindo con sus bromas.


  • Cualquier libro de Gerónimos Stilton o Tea Stilton. Estos personajes son un furor entre los niños a partir de 7 años. Tal ha sido su acogida entre los niños/as que, el fenómeno Stilton ha ido evolucionando hasta convertirse en un club, http://www.clubgeronimostilton.es/ donde los niños/as tienen un punto de encuentro para conocer todas las novedades y jugar junto a Geronimo y sus amigos. Es una manera sana de conectarse a la web. Ahora, para el verano, acaban de publicar libros de vacaciones adaptados a cada edad, para que leer y hacer actividades sea también una aventura.

¿Quién es Geronimo Stilton? Geronimo Stilton es el autor y protagonista de una colección de libros que narra las aventuras de un ratón en un mundo imaginario llamado Isla de los Ratones donde sin embargo todo es lógico y real. Las historias de Geronimo Stilton entusiasman a los niños, ya que son aventuras contadas a un ritmo trepidante con grandes dosis de humor, y también a padres y profesores porque educan con valores como la amistad, la sinceridad, el amor, el respeto o la paz.

Primer libro de la saga de Geronimo Stilton. Visto en: http://www.clubgeronimostilton.es/fichaLibro.php?id=124

Primer libro de la saga de Geronimo Stilton. Visto en: http://www.clubgeronimostilton.es/fichaLibro.php?id=124

 

 

  • Aventuras de La Mano Negra. A partir de los 10 años los niños ya leen de forma continua y muy fluida, por lo que los géneros literarios empiezan a ampliarse y a tener más opciones hacia la que los propios niños/as se dirigirán.

Resumen: Un grupo de amigos se reúne a la  salida del colegio para llevar a cabo investigaciones detectivescas. Cuatro historias que invitan al lector a participar en el juego de pistas que, a través del texto y las ilustraciones, se le van presentando.

 Recuerda, lo importante es disfrutar con la lectura. Si no puedes comprar un libro, cógelo prestado de la biblioteca. Si te ha gustado uno mucho, coméntalo aquí y compártelo entre tus amigos. Aficionarse a la lectura es uno de los mejores hábitos que hay, pues se viven mil y una aventuras sin moverse de casa.

Visto en: losneopublicistas.com

Visto en: losneopublicistas.com

Anuncios


2 comentarios

Llegan las tardes sin cole y aquí van algunas ideas de actividades para hacer con los más peques

En dos días comienza junio y, con él las tardes sin cole para los niños de infantil y primaria. Entiendo que muchos padres están buscando actividades que poder hacer con sus hijos/as durante su tiempo libre, de manera que puedan estar entretenidos y desarrollando sus habilidades creativas, lúdicas, educativas…

Además, ayer fue el Día del Juego y a mí me encanta jugar. Por eso, en el post de hoy os he hecho una recopilación de actividades y webs donde encontrar buenas, fáciles y económicas ideas para desarrollar con vuestros hijos/as, pero que a la vez son resultonas y divertidas.

Idea 1: Contar cuentos con piedras

Ya sabéis que a mí me gusta leer y que los cuentos de niños me chiflan, por lo que poder dibujar en piedras a nuestros personajes de cuento favoritos o inventarlos y contar una historia con ellos, me parece una idea genial. La dificultad de los dibujos dependerá de la edad y desarrollo de los niños, pero también de los adultos. Cuantos más personjes y dibujos tengamos, mayor será la variedad de historias a desarrollar. Como siempre digo, papás, mamás y niños/as: ¡imaginación al poder!

Algunos personajes de cuentos infantiles. Fuente original: http://www.conbotasdeagua.com/mucho-divertido-contando-cuentos-con-piedras/

Algunos personajes de cuentos infantiles. Fuente original: http://www.conbotasdeagua.com/mucho-divertido-contando-cuentos-con-piedras/

Idea 2: Jugar con ranas de origami

Cuando vi estas ranas de origami por la web me dije, ¡estas ranas tengo que intentar hacerlas! Veo que pueden dar mucho juego. Pueden hacerse de mil y un colores, solo nos hacen falta folios, tijeras y cualquier otro material que queramos para decorarlas.

En la web itsybitsyfun explican perfectamente cómo hacerlas y, una vez hechas, a qué juegos jugar con ella. La web está en inglés, pero no os preocupéis, porque está tan bien detallada la actividad, con imágenes, que no hace falta dominar el inglés para entender cómo hacerlas.

Idea 3: Memory o juego de parejas

Soy super fan del memory de siempre, porque tiene muchas posibilidades y porque no tiene edad. Es de esos juegos que siendo niño te diviertes, pero siendo adulto y jugando con los niños, también. No es como palabras encadenadas o veo veo que, cuando llevas 10 partidas ya no puedes más. El memory nos divierte, nos pica y nos hace pasar un rato agradable junto a nuestros peques. Además, tiene muchas versiones. Yo os recomiendo la acuática. Es decir, escoger los dibujos, pintarlos, plastificarlos y a hacer carreras en la piscina para levantarlos. Pero, cualquier formato es bueno, ¡tú eliges! y sino, mirad el de la foto, es una pasada.

 

¿Por qué me gustan y veo interesantes estas actividades?

  • Todas implican la combinación de una parte creativa con otra lúdica (me chifla esta combinación).
  • Hay una continuidad de inicio a fin de actividad, todo va enlazado.
  • Pone a trabajar destrezas artísticas, educativas, de pensamiento, manuales, de habilidad…
  • Pueden realizarse tantas combinaciones como los participantes quierany jugar de maneras diferentes.
  • Los recursos a utilizar son mínimos (actividades económicas).
  • Cualquier adulto puede dirigirlas (papá, mamá, la abuela, el abuelo, el tio o la tia…) solo hace falta tener ganas.
  • Puede realizarse con un niño solo o con cuantos queramos, repartiendo la tarea en grupos.
  • Para jugar a los diferentes juegos, no hay número definido de participantes.

¿Qué os parecen mis propuestas? ¿Os gustan? ¿Alguna más que combine taller con juego? Me encantará saber si habéis realizado alguna, así que, si queréis, podéis dejarme algún comentario, e incluso mandarme alguna foto de vuestra versión de estos juegos, si queréis.

Ahora solo me queda desearos que disfrutéis de las largas tardes de junio con vuestros peques. Aprovechad para jugar como hemos hecho toda la vida!


Deja un comentario

Día Internacional de la Familia

Quienes me conocen saben que soy una defensora de la familia como contexto de crianza, educativo y de crecimiento a todos los niveles. Y los que no me conocéis, pronto vais a saberlo. Así que un día tan señalado como hoy, no he querido pasar por alto hablar de algo tan importante para mí.

En primero de educación social averigüé cuánto me fascinaban las asignaturas en que se trabajaban aspectos y conocimientos relacionados con la familia y cuando terminé la carrera, hice un máster sobre intervención y mediación familiar, porque tenía claro que el campo en el que quería trabajar estaría estrechamente vinculado a al contexto familiar. Después la vida te lleva por donde ella quiere, pero el conocimiento aprendido y mi defensa de la familia como contexto educativo siguen igual de vivos en mí hoy, que cuando estaba en primero de carrera.

Para mí, la familia es la institución que más poder del bueno ejerce sobre cada uno de sus miembros, independientemente de su forma. Con ello digo claramente, que para mí, toda familia es aquella formada por uno o más progenitores, sean hombres o mujeres y sus hijos/as. Coincido además con la definición que la teoría sistémica entiende por familia: “Conjunto estructurado de personas en interacción”. Y es que en una familia, lo realmente valioso es la relación entre los miembros de la misma, independientemente de su estructura.

Desde que nacemos hasta que nos morimos estamos vinculados a una determinada familia. Primero con relaciones más dependientes y luego un poco más independientes, pero si el vínculo existente es positivo, la familia puede aportarnos en la búsqueda de la esencia de la vida: crianza, apego, educación, valores, modos de vida, tradiciones, rituales, modelos de parentalidad… con los que, conforme vamos creciendo, decidimos cuáles reproduciremos y cuales desecharemos en nuestra futura y posible parentalidad.

Me gustan las familias unidas, que se quieren, que hacen cosas juntas, que creen en el concepto de familia y educan a sus hijos/as en él.

Mi familia es una de esas. Como sabéis, me fui a hacer el camino de Santiago y estando en Astorga, cenando tranquilamente en un bar, entraron todos en fila, uno detrás de otro. Vinieron a verme, a acompañarme en mi camino y eso me sorprendió, emocionó y agradó a partes iguales. Una pequeña locura familiar que recordaré siempre.

Mi familia

Parte de mi familia en Astorga (León). Visita sorpresa durante Mi Camino de Santiago.

No quería acabar este post sin hacer un llamamiento a la reflexión sobre el verdadero papel de la educación familiar. A mi entender, la educación es 100% familiar y la enseñanza, la compartimos los padres con la escuela y otras instituciones y contextos con los que tenemos algún tipo de relación. A ser padre o madre se aprende, pero una vez se es padre o madre, es para toda la vida. No hay separaciones, divorcios o devoluciones, solo existe el amor verdadero y el intentar criar a nuestros hijos como mejor sepamos y aprendamos.

Creo que la familia no está desapareciendo ni extinguiéndose, sino que se adapta a la sociedad en la que estamos inmersos igual que lo hacemos nosotros/as. Y lo más importante, debe seguir fortaleciéndose en su esencia y su verdadero ser: amar, criar y educar. Esa es la fuerza real y poderosa de la familia.


Deja un comentario

Días sin cole. Días para potenciar la imaginación

Como padres y educadores cosmopolitas, trabajadores, y concienciados con la importancia de educar todas las áreas evolutivas de nuestros hijos para que su crecimiento educativo, personal, social… sea lo más positivo posible, y con la intención de hacer de nuestros hijos personas enteras, responsables, coherentes, tanto con su manera de ser, como con sus actos, debemos desarrollar sus potencialidades más allá de la escuela. Y los días sin cole son un momento ideal para ello. ¿Por qué? Porque caen entre semana y los niños tienen la rutina más o menos interiorizada.

Imaginación al poder

¿Qué tiene de bueno los días sin cole?

  • Los niños aunque saben que no hay cole, saben distinguir muy bien un sábado o un domingo de un lunes o viernes.
  • Los horarios de 9:00 a 12:30 y de 15:00 a 17:00 pueden ser ideales para trabajar con ellos cualquier actividad, porque están acostumbrados a trabajar durante este periodo de tiempo.
  • La familia extensa o las ludotecas entran en acción.

¿Qué pueden tener de malo los días sin cole?

  • Probablemente muchos papás y mamás trabajen durante esos días sin cole y no puedan pasar ese tiempo con sus hijos.
  • Suelen ser días que acaban siendo desaprovechados y no se hacen actividades muy interesantes, porque no se piensa en qué se puede hacer, sino, con quién voy a dejar a mis hijos esos días.
  • Acaban convirtiéndose en un aspecto negativo para padres que preferirían que hubiese cole.

¿Qué posibilidades planteo para un día sin cole?

Casi con total seguridad, la opción abuelo/a o alguien de la familia extensa es la que canta bingo y gana la oportunidad de pasar un día entero sin cole con uno o varios peques. Para mamás más organizadas, una de ellas, que disponga ese día de mayor tiempo libre, puede quedarse con dos o tres amigas de su hija/o y monten un día diferente, cargado de actividades donde los niños/as sean los verdaderos protagonistas. Entre opciones posibles, de las muchas existentes:

Para los más creativos: Elaborar un taller que pueda realizarse en no más de dos horas y que no requiera una excesiva complicación. Pueden ofrecerse dos o tres opciones y que los más pequeños elijan la que más les guste. No dejéis de visitar: http://www.educacioilestic.cat, donde seguro encontráis algo relacionado con la idea que lleváis.

Para los más moviditos: Qué tal una mañana de parque municipal con gymkana incluida, con una temática común, en la que tengamos que realizar distintas actividades para conseguir un objetivo. Podéis visitar: http://actividadesconhijos.com/prepara-una-gymkana-para-tus-hijos/ y ver si alguna de las ideas que plantean os interesa.

Si el adulto no es mucho ni de moverse ni creativo, seguro que de cocinar algo entiende: Un taller de cocina puede ser genial. Aprender a hacer pan, galletas caseras, tortitas o crepes puede ser otra opción súper válida. En http://www.pequerecetas.com/cocinar-con-ninos/ seguro que encontráis algo sabroso y saludable.

Si disponemos de caseta de campo o de un campo cerca, no hay nada como ir a pasear, jugar al futbol, a pilla pilla, a pollito inglés (este juego me encanta) y pasar un día campestre para descargar adrenalina.

Opciones para hacer, mil y una. Solo debemos pensar: qué tiempo libre tenemos los adultos, qué actividades les gustan más a nuestros hijos, qué día hará (esto es orientativo), frío, calor, lluvia, viento… y elegir la opción que mejor se adapte a todos.

Hagamos de los días sin cole, días cargados de actividades estimuladoras, motivadoras, creativas, atractivas y sobre todo, de disfrute tanto de los más peques como de los mayores.


Deja un comentario

Tecnología sí, pero con límites

Hola a todas y todos,

Bienvenida rutina y bienvenida cotidianidad (aunque la mía sea algo variable). ¿Cómo estáis? Yo animada y positiva porque este ¡2014 va a ser la bomba!

En “la terreta” somos de reyes magos, así que, aunque hayamos disfrutado mucho de la navidad en familia y con amigos, ahora estamos empezando a disfrutar de los regalos que nos trajeron SS.MM. ¿Qué os han traído? Seguro que cosas muy guais. Yo estoy súper contenta, porque Gaspar pensó que necesitaba un nuevo portátil y me ha traído uno.

La verdad es que el miniportátil que tenía ha aguantado mucho, pero me estaba dando bastantes problemillas en los últimos meses. Iba muy lento y la lentitud es algo que nos pone muy nerviosos a los tecnológicos, aunque es cierto que a veces los dispositivos necesitan su tiempo para pensar. Por ello, ahora espero trabajar mucho y cual rayo con mi nuevo ordenador.

Mi nuevo portátil :)

Mi nuevo portátil 🙂

Y tras esta introducción, quiero hablaros de tecnología y niños/as. No domino la parte de software o hardware de un dispositivo electrónico, pero sí entiendo un poco de la parte más humana que nos hace acercarnos a las nuevas tecnologías.

Seguro que a muchas casas, estas navidades han llegado productos electrónicos, como tablets, móviles full equip, algún ordenador que otro, videoconsolas, dependiendo de los habitantes de la casa, e  incluso e-books, libros electrónicos. Éstos últimos han sido el producto más vendido de estas navidades en amazon.

Sea cual haya sido el regalo, está claro que la tecnología está de moda, tanto para los más peques, como para los más mayores. No podemos ir contracorriente, pues la tecnología avanza a pasos agigantados y sino, mirad todas la novedades que se dan cita en la feria de electrónica de Las Vegas Consumer Electronics Show 2014. No importa la edad, sino el hasta dónde quieres llegar a conocer.

Pues bien, aunque nos hayamos vuelto todos muy tecnológicos con el paso del tiempo, es muy importante saber que, una vez termina la compra del dispositivo y en algunos casos, su paso por el servicio informático en dónde se pone a punto (antivirus, programas especificos, software…) el uso que hagamos del mismo viene marcado por cada cual. Y claro, están los niños, esos pequeños amantes de la tecnología, que la han mamado casi desde que nacieron y que dominan mucho más que los adultos el carácter intuitivo y táctil de estos dispositivos como pez en el agua, pero que no son conscientes de que no deben pasarse todo su tiempo libre delante de ellos.

¿Recuerdan esa madre que hizo el año pasado un contrato a su hijo con las pautas para la utilización del móvil que le regalaba? Bueno, pues a cada uno de los que me leéis y que sois padres y madres, os recomiendo hacer algo parecido. Dependiendo de la edad de vuestros hijos/as y de su momento madurativo, es importante que dialoguéis con ellos e impongáis normas para el uso del dispositivo X . Ello facilitará una buena convivencia familiar y del peque o de la peque consigo mismo. Recordad, vosotros sois los padres, quiénes educáis, por tanto, la responsabilidad de hacer que vuestros hijos/as aprendan a usar correctamente un dispositivo electrónico y en qué momento y lugar pueden hacerlo es exclusivamente vuestra. Si no lo hacéis, la mayoría de las próximas discusiones girarán en torno al dispositivo. Lo que os hará malgastar mucho tiempo discutiendo sobre lo mismo y perderlo de poder hacer otras cosas con vosotros o con vuestros hijos y relacionadas con el crecimiento familiar.

Recuerda, cuando son pequeños, podemos jugar junto a nuestros hijos con la tablet, porque seguramente tendrán la suya propia, especialmente indicada para niños, pero conforme crecen, el rato que le dedican a un dispositivo, lo invierten exclusivamente en ello, nada de ambiente familiar ni de hacer cosas juntos. Así que, piensa muy bien qué tipo de uso quieres que hagan de la tecnología y a qué edad quieres que empiecen.

Tecnología sí, por supuesto, pero con límites. Papás y mamás, tenéis un nuevo reto. ¡Suerte!  Por cierto, me encantaría que me contárais qué normas tenéis en vuestra casa sobre el uso de los dispositivos electrónicos: tiempo que dedican, qué momento del día o fin de semana es el indicado para usarlo, si lo usan solos o en familia, a qué edad han empezado a utilizar una tablet, por ejemplo… ¡Espero vuestros comentarios! 😉

Una frase para hoy:

                         “Para educar a un niño hace falta la tribu entera”

Proverbio africano    

Un abrazo a tod@s y ¡hasta la próxima!

Pami


Deja un comentario

Juventud y ciberdelincuencia

En el año 2009, haciendo mis prácticas del Máster en Interveción y Mediación Familiar en el Juzgado de Menores de Castellón, junto al Equipo Técnico de Menores, me percaté del creciente número de delitos a través de la web que estaban comentiendo muchos menores. Pero lo más alarmante era que los propios jóvenes no veían sus comentarios nocivos en tuenti, en los chats de facebook, las burlas escritas en twitter… como actos delictivos, sino como conversaciones privadas que no tenían respercusión alguna, a pesar de que el eco de sus palabras, había alcanzado a muchas personas, no solo a sus compañeros y grupo de iguales, sino a padres, profesores e incluso a gran parte de su entorno social.

En 2012 y según datos de la comunidad autónoma de Andalucía han aumentado de forma alarmante los los llamados ‘ciberdelitos’ entre los más jóvenes, aspecto que enciende mi alarma y también la de la sociedad.

Emilio Calatayud -juez de menores pionero en sentencias ejemplares y basadas en la educación más que en el mero castigo- explica, para el periódico granada digital con la ley en la mano y desde su experiencia diaria en el juzgado que, “los menores no son conscientes, de que la grabación de imágenes, el hecho de compartirlas en redes sociales o por sistemas de mensajería son delitos contra el honor y la intimidad, coacciones y vejaciones que tienen una repercusión “gravísima””. Podéis leer la noticia entera aquí.

Para ahondar más en la complejidad de este tipo de actos, un estudio publicado por la Universidad de Pensilvania y la de California, del cual podeís obtener más información aquí, indica que “la cyber-aggression ocurre mayoritariamente entre amigos, ex-amigos y compañeros de clase, pero no es habitual entre desconocidos. También ocurre entre ex-novios y ex-novias”.

Por tanto, sean los adolescentes, conscientes o inconscientes de la repercusión de sus acciones en el mundo digital, lo cierto es que algunas de estas conductas están tipificadas por nuestro Código Penal. Y aún no siendo el origen de las conductas el hacer daño, sino llamar la atención y ser popular, acaban provocando un perjuicio muy grave en la persona a quien van dirigidas las acciones y en el propio precursor de la iniciativa, pues está incurriendo en un delito.

Detallamos a continuacion el marco conceptual y jurídico de algunas de las conductas más frecuentemente desarrolladas por los menores de edad en las TIC.

  • Amenazas: Coacción y chantaje
  • Calumnias e injurias
  • Delitos contra la intimidad: Uso de datos personales, la imagen como dato personal, menores y otros sujetos incapaces especialmente protegidos y secreto de las comunicaciones.
  • Actos contra la libertad sexual: Acoso sexual o grooming.

[Podéis encontrar información más detallada y específica sobre las conductas comentadas en La guía “e-legales. Guía para le gente legal en Internet”. Págs. 5-8, editada por el Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid y Pantallas Amigas. Autores: Tejerina, O. y Flores, J. con la colaboración de García Ingelmo, F.  aquí]

También el Informe Norton, nos alarma con la siguiente cifra “en España se producen un aproximado de 22 mil delitos informáticos por día“. Podéis leer más sobre ciberdelitos específicos aquí.

Este cúmulo de información, para algunos puede ser nueva, para otros no tanto, pero debe hacernos a profesionales de la educación y a padres y madres y familias, reflexionar acerca de nuestra responsabilidad,  tanto en la prevención en el uso de dispositivos móviles y digitales, como en el afrontamiento de una situación difícil en la que nuestro/a hijo/a se vea involucrado porque inconscientemente ha cometido un acto que está penado legalmente. “Sólo en 2011 los progenitores tuvieron que hacer frente a 300.000 euros como responsables subsidiarios de los daños causados por los menores en la provincia de Granada“, apunta el juez Calatayud.

No qusiera terminar este artículo sin hacer un llamamiento a la Ciudadanía digital responsable. Es decir, os invito a reflexionar y a concienciar a nuestros niños/as y a nuestros adolescentes sobre el significado de la intimidad, tanto la nuestra como la de los demás. Reflexionar, a nivel familiar y escolar, sobre dónde estamos y qué queremos.

Los malos usos y los abusos en internet deben tratarse con los niños desde que son pequeños. Os propongo empezar por promover las tres R de Tanya Byron, experta en educación y TIC:

a. Restringir el acceso dependiendo de la edad del niño.
b. Reducir la posibilidad de lo inseguro (también depende de la industria del ramo).
c. Incrementar la Resistencia de los niños (autogestión efectiva y segura).

 Sé que me he extendido más de lo normal en el post, pero a veces, la información y la temática lo requieren. Esta ha sido una de esas ocasiones.

Un abrazo,

Carmen

 

 

 


1 comentario

Contar cuentos, un excelente ritual familiar

Creo que el contar cuentos, narrar historias, inventar hechos… no deja de ser sino una tradición, un ritual en el cual los adultos narran oralmente historias a niños/as y no tan niños/as con la finalidad de entretener. Estos adultos no pretenden enseñar con lo que hacen y sin embargo, enseñan y lo que dicen cala, cala tan hondo que, cuando el niño se convierte en adulto, recuerda claramente lo que su padre, madre o abuelo/a contaba, podría incluso reproducir gran parte de las historias que le contaron y es más, recuerda el lugar en el que los cuentos fluían, las horas aproximadas a las que las historias eran contadas y lo mejor, una sonrisa brota en la cara de quien recuerda. A eso se le llama “recuerdo feliz”. Esta sensación provoca que el niño, ahora adulto, quiera perpetuar el ritual que su padre o madre creó junto a él, el vínculo alrededor del cuento, de la lectura, de las historias, de la imaginación que sus padres crearon, el cual, le ha acompañado a él o ella durante mucho tiempo y el que en este momento de su vida, él o ella quiere crear con sus hijos, ahora niños.

Lo que contamos a los niños/as les llega, les cala, les empapa, les involucra, les hace partícipes, les hace sentirse protagonistas, ser y estar en el centro del mundo. Por eso, cuando se trata de contar cuentos siempre quieren más, pero más de lo mismo.

Si contar cuentos se convierte en un ritual nocturno, previo a irnos a la cama, entre unos padres, abuelos o familia cercana y su/sus hijos o niños/as desde que son bien pequeños, estamos afianzando los lazos afectivos de nuestra familia. Estamos creando y fomentando momentos íntimos con nuestros pequeños, solo nuestros y de nadie más. Por ello, es importante que los cuentos se cuenten, no se lean, nos equivoquemos adrede en la narración para que los peques puedan corregirnos -porque contamos el mismo cuento, noche sí, noche también-, que el niño sea protagonista o aparezca en algún momento de la historia. Para ello, podemos mezclar personajes reales y ficticios, entrelazar historias, coger trozos de varios cuentos, inventar o cambiar los finales, crearlos conjuntamente entre padres e hijos y un sinfín de elementos más que iréis descubriendo conforme practiquéis el contar cuentos con vuestros hijos.

Y recordad, no es tan importante el cuento que narremos, sino el cómo lo contemos.

Un abrazo y feliz día del libro infantil y juvenil.

P.D. Hoy es un buen día para comenzar con este ritual. Prueba de contar un cuento esta noche y si quieres, mañana me dejas un comentario comentando qué tal ha ido 😉