Un blog sobre ética y didáctica en las Nuevas Tecnologías


Deja un comentario

Día Internacional de la Familia

Quienes me conocen saben que soy una defensora de la familia como contexto de crianza, educativo y de crecimiento a todos los niveles. Y los que no me conocéis, pronto vais a saberlo. Así que un día tan señalado como hoy, no he querido pasar por alto hablar de algo tan importante para mí.

En primero de educación social averigüé cuánto me fascinaban las asignaturas en que se trabajaban aspectos y conocimientos relacionados con la familia y cuando terminé la carrera, hice un máster sobre intervención y mediación familiar, porque tenía claro que el campo en el que quería trabajar estaría estrechamente vinculado a al contexto familiar. Después la vida te lleva por donde ella quiere, pero el conocimiento aprendido y mi defensa de la familia como contexto educativo siguen igual de vivos en mí hoy, que cuando estaba en primero de carrera.

Para mí, la familia es la institución que más poder del bueno ejerce sobre cada uno de sus miembros, independientemente de su forma. Con ello digo claramente, que para mí, toda familia es aquella formada por uno o más progenitores, sean hombres o mujeres y sus hijos/as. Coincido además con la definición que la teoría sistémica entiende por familia: “Conjunto estructurado de personas en interacción”. Y es que en una familia, lo realmente valioso es la relación entre los miembros de la misma, independientemente de su estructura.

Desde que nacemos hasta que nos morimos estamos vinculados a una determinada familia. Primero con relaciones más dependientes y luego un poco más independientes, pero si el vínculo existente es positivo, la familia puede aportarnos en la búsqueda de la esencia de la vida: crianza, apego, educación, valores, modos de vida, tradiciones, rituales, modelos de parentalidad… con los que, conforme vamos creciendo, decidimos cuáles reproduciremos y cuales desecharemos en nuestra futura y posible parentalidad.

Me gustan las familias unidas, que se quieren, que hacen cosas juntas, que creen en el concepto de familia y educan a sus hijos/as en él.

Mi familia es una de esas. Como sabéis, me fui a hacer el camino de Santiago y estando en Astorga, cenando tranquilamente en un bar, entraron todos en fila, uno detrás de otro. Vinieron a verme, a acompañarme en mi camino y eso me sorprendió, emocionó y agradó a partes iguales. Una pequeña locura familiar que recordaré siempre.

Mi familia

Parte de mi familia en Astorga (León). Visita sorpresa durante Mi Camino de Santiago.

No quería acabar este post sin hacer un llamamiento a la reflexión sobre el verdadero papel de la educación familiar. A mi entender, la educación es 100% familiar y la enseñanza, la compartimos los padres con la escuela y otras instituciones y contextos con los que tenemos algún tipo de relación. A ser padre o madre se aprende, pero una vez se es padre o madre, es para toda la vida. No hay separaciones, divorcios o devoluciones, solo existe el amor verdadero y el intentar criar a nuestros hijos como mejor sepamos y aprendamos.

Creo que la familia no está desapareciendo ni extinguiéndose, sino que se adapta a la sociedad en la que estamos inmersos igual que lo hacemos nosotros/as. Y lo más importante, debe seguir fortaleciéndose en su esencia y su verdadero ser: amar, criar y educar. Esa es la fuerza real y poderosa de la familia.


Deja un comentario

Tecnología sí, pero con límites

Hola a todas y todos,

Bienvenida rutina y bienvenida cotidianidad (aunque la mía sea algo variable). ¿Cómo estáis? Yo animada y positiva porque este ¡2014 va a ser la bomba!

En “la terreta” somos de reyes magos, así que, aunque hayamos disfrutado mucho de la navidad en familia y con amigos, ahora estamos empezando a disfrutar de los regalos que nos trajeron SS.MM. ¿Qué os han traído? Seguro que cosas muy guais. Yo estoy súper contenta, porque Gaspar pensó que necesitaba un nuevo portátil y me ha traído uno.

La verdad es que el miniportátil que tenía ha aguantado mucho, pero me estaba dando bastantes problemillas en los últimos meses. Iba muy lento y la lentitud es algo que nos pone muy nerviosos a los tecnológicos, aunque es cierto que a veces los dispositivos necesitan su tiempo para pensar. Por ello, ahora espero trabajar mucho y cual rayo con mi nuevo ordenador.

Mi nuevo portátil :)

Mi nuevo portátil 🙂

Y tras esta introducción, quiero hablaros de tecnología y niños/as. No domino la parte de software o hardware de un dispositivo electrónico, pero sí entiendo un poco de la parte más humana que nos hace acercarnos a las nuevas tecnologías.

Seguro que a muchas casas, estas navidades han llegado productos electrónicos, como tablets, móviles full equip, algún ordenador que otro, videoconsolas, dependiendo de los habitantes de la casa, e  incluso e-books, libros electrónicos. Éstos últimos han sido el producto más vendido de estas navidades en amazon.

Sea cual haya sido el regalo, está claro que la tecnología está de moda, tanto para los más peques, como para los más mayores. No podemos ir contracorriente, pues la tecnología avanza a pasos agigantados y sino, mirad todas la novedades que se dan cita en la feria de electrónica de Las Vegas Consumer Electronics Show 2014. No importa la edad, sino el hasta dónde quieres llegar a conocer.

Pues bien, aunque nos hayamos vuelto todos muy tecnológicos con el paso del tiempo, es muy importante saber que, una vez termina la compra del dispositivo y en algunos casos, su paso por el servicio informático en dónde se pone a punto (antivirus, programas especificos, software…) el uso que hagamos del mismo viene marcado por cada cual. Y claro, están los niños, esos pequeños amantes de la tecnología, que la han mamado casi desde que nacieron y que dominan mucho más que los adultos el carácter intuitivo y táctil de estos dispositivos como pez en el agua, pero que no son conscientes de que no deben pasarse todo su tiempo libre delante de ellos.

¿Recuerdan esa madre que hizo el año pasado un contrato a su hijo con las pautas para la utilización del móvil que le regalaba? Bueno, pues a cada uno de los que me leéis y que sois padres y madres, os recomiendo hacer algo parecido. Dependiendo de la edad de vuestros hijos/as y de su momento madurativo, es importante que dialoguéis con ellos e impongáis normas para el uso del dispositivo X . Ello facilitará una buena convivencia familiar y del peque o de la peque consigo mismo. Recordad, vosotros sois los padres, quiénes educáis, por tanto, la responsabilidad de hacer que vuestros hijos/as aprendan a usar correctamente un dispositivo electrónico y en qué momento y lugar pueden hacerlo es exclusivamente vuestra. Si no lo hacéis, la mayoría de las próximas discusiones girarán en torno al dispositivo. Lo que os hará malgastar mucho tiempo discutiendo sobre lo mismo y perderlo de poder hacer otras cosas con vosotros o con vuestros hijos y relacionadas con el crecimiento familiar.

Recuerda, cuando son pequeños, podemos jugar junto a nuestros hijos con la tablet, porque seguramente tendrán la suya propia, especialmente indicada para niños, pero conforme crecen, el rato que le dedican a un dispositivo, lo invierten exclusivamente en ello, nada de ambiente familiar ni de hacer cosas juntos. Así que, piensa muy bien qué tipo de uso quieres que hagan de la tecnología y a qué edad quieres que empiecen.

Tecnología sí, por supuesto, pero con límites. Papás y mamás, tenéis un nuevo reto. ¡Suerte!  Por cierto, me encantaría que me contárais qué normas tenéis en vuestra casa sobre el uso de los dispositivos electrónicos: tiempo que dedican, qué momento del día o fin de semana es el indicado para usarlo, si lo usan solos o en familia, a qué edad han empezado a utilizar una tablet, por ejemplo… ¡Espero vuestros comentarios! 😉

Una frase para hoy:

                         “Para educar a un niño hace falta la tribu entera”

Proverbio africano    

Un abrazo a tod@s y ¡hasta la próxima!

Pami