Un blog sobre ética y didáctica en las Nuevas Tecnologías


Deja un comentario

Día Internacional de la Familia

Quienes me conocen saben que soy una defensora de la familia como contexto de crianza, educativo y de crecimiento a todos los niveles. Y los que no me conocéis, pronto vais a saberlo. Así que un día tan señalado como hoy, no he querido pasar por alto hablar de algo tan importante para mí.

En primero de educación social averigüé cuánto me fascinaban las asignaturas en que se trabajaban aspectos y conocimientos relacionados con la familia y cuando terminé la carrera, hice un máster sobre intervención y mediación familiar, porque tenía claro que el campo en el que quería trabajar estaría estrechamente vinculado a al contexto familiar. Después la vida te lleva por donde ella quiere, pero el conocimiento aprendido y mi defensa de la familia como contexto educativo siguen igual de vivos en mí hoy, que cuando estaba en primero de carrera.

Para mí, la familia es la institución que más poder del bueno ejerce sobre cada uno de sus miembros, independientemente de su forma. Con ello digo claramente, que para mí, toda familia es aquella formada por uno o más progenitores, sean hombres o mujeres y sus hijos/as. Coincido además con la definición que la teoría sistémica entiende por familia: “Conjunto estructurado de personas en interacción”. Y es que en una familia, lo realmente valioso es la relación entre los miembros de la misma, independientemente de su estructura.

Desde que nacemos hasta que nos morimos estamos vinculados a una determinada familia. Primero con relaciones más dependientes y luego un poco más independientes, pero si el vínculo existente es positivo, la familia puede aportarnos en la búsqueda de la esencia de la vida: crianza, apego, educación, valores, modos de vida, tradiciones, rituales, modelos de parentalidad… con los que, conforme vamos creciendo, decidimos cuáles reproduciremos y cuales desecharemos en nuestra futura y posible parentalidad.

Me gustan las familias unidas, que se quieren, que hacen cosas juntas, que creen en el concepto de familia y educan a sus hijos/as en él.

Mi familia es una de esas. Como sabéis, me fui a hacer el camino de Santiago y estando en Astorga, cenando tranquilamente en un bar, entraron todos en fila, uno detrás de otro. Vinieron a verme, a acompañarme en mi camino y eso me sorprendió, emocionó y agradó a partes iguales. Una pequeña locura familiar que recordaré siempre.

Mi familia

Parte de mi familia en Astorga (León). Visita sorpresa durante Mi Camino de Santiago.

No quería acabar este post sin hacer un llamamiento a la reflexión sobre el verdadero papel de la educación familiar. A mi entender, la educación es 100% familiar y la enseñanza, la compartimos los padres con la escuela y otras instituciones y contextos con los que tenemos algún tipo de relación. A ser padre o madre se aprende, pero una vez se es padre o madre, es para toda la vida. No hay separaciones, divorcios o devoluciones, solo existe el amor verdadero y el intentar criar a nuestros hijos como mejor sepamos y aprendamos.

Creo que la familia no está desapareciendo ni extinguiéndose, sino que se adapta a la sociedad en la que estamos inmersos igual que lo hacemos nosotros/as. Y lo más importante, debe seguir fortaleciéndose en su esencia y su verdadero ser: amar, criar y educar. Esa es la fuerza real y poderosa de la familia.


1 comentario

Contar cuentos, un excelente ritual familiar

Creo que el contar cuentos, narrar historias, inventar hechos… no deja de ser sino una tradición, un ritual en el cual los adultos narran oralmente historias a niños/as y no tan niños/as con la finalidad de entretener. Estos adultos no pretenden enseñar con lo que hacen y sin embargo, enseñan y lo que dicen cala, cala tan hondo que, cuando el niño se convierte en adulto, recuerda claramente lo que su padre, madre o abuelo/a contaba, podría incluso reproducir gran parte de las historias que le contaron y es más, recuerda el lugar en el que los cuentos fluían, las horas aproximadas a las que las historias eran contadas y lo mejor, una sonrisa brota en la cara de quien recuerda. A eso se le llama “recuerdo feliz”. Esta sensación provoca que el niño, ahora adulto, quiera perpetuar el ritual que su padre o madre creó junto a él, el vínculo alrededor del cuento, de la lectura, de las historias, de la imaginación que sus padres crearon, el cual, le ha acompañado a él o ella durante mucho tiempo y el que en este momento de su vida, él o ella quiere crear con sus hijos, ahora niños.

Lo que contamos a los niños/as les llega, les cala, les empapa, les involucra, les hace partícipes, les hace sentirse protagonistas, ser y estar en el centro del mundo. Por eso, cuando se trata de contar cuentos siempre quieren más, pero más de lo mismo.

Si contar cuentos se convierte en un ritual nocturno, previo a irnos a la cama, entre unos padres, abuelos o familia cercana y su/sus hijos o niños/as desde que son bien pequeños, estamos afianzando los lazos afectivos de nuestra familia. Estamos creando y fomentando momentos íntimos con nuestros pequeños, solo nuestros y de nadie más. Por ello, es importante que los cuentos se cuenten, no se lean, nos equivoquemos adrede en la narración para que los peques puedan corregirnos -porque contamos el mismo cuento, noche sí, noche también-, que el niño sea protagonista o aparezca en algún momento de la historia. Para ello, podemos mezclar personajes reales y ficticios, entrelazar historias, coger trozos de varios cuentos, inventar o cambiar los finales, crearlos conjuntamente entre padres e hijos y un sinfín de elementos más que iréis descubriendo conforme practiquéis el contar cuentos con vuestros hijos.

Y recordad, no es tan importante el cuento que narremos, sino el cómo lo contemos.

Un abrazo y feliz día del libro infantil y juvenil.

P.D. Hoy es un buen día para comenzar con este ritual. Prueba de contar un cuento esta noche y si quieres, mañana me dejas un comentario comentando qué tal ha ido 😉


1 comentario

¿QUÉ REGALAR A UN NIÑO/A?

No existe mejor regalo para un niño/a, que sus padres o educadores.

Sé que ilusiona hacer regalos a los niños/as. De hecho hay un punto en que no sabes quién está más ilusionado, el niño/a o la persona que espera mientras el pequeño abre el regalo.

Hoy me propongo haceros ver que los regalos no se hacen por necesidad, sino porque queremos, y que, en muchas ocasiones, nos excedemos económicamente y en cantidad sin darnos cuenta de que lo importante es el niño/a y nuestra relación con él/ella.

Esta es la trayectoria que sigue un niño/a que espera un regalo:

Trayectoria que sigue un niño/a al recibir un regalo

¿Quieres regalar un juguete?

Los juguetes son herramientas para desarrollar y potenciar las características personales de un niño/a y ayudarle en el aprendizaje. Con ellos, los niños/as construyen puentes entre el mundo real y sus fantasías. Por tanto, es importantísimo cómo un padre o madre elige un juguete.

Según la etapa evolutiva en la que se encuentra el niño/a, hay un tipo de juguete más adecuado.

–   De 0 a 1 año y medio. El niño/a comienza a distinguir colores, formas y tamaños. Empieza el aprendizaje motor dando sus primeros pasos. Por ello debemos facilitar juguetes que llamen su atención, sean atractivos, y despierten los sentidos: vista, oído o tacto.

Juguetes indicados: sonajeros, móviles de cuna, encaja, pelotas, peluches… También triciclos o andadores que, además de juguetes pueden ser un medio de transporte alternativo al carro.

–   De 2 a 3 años. Empieza a desarrollarse el lenguaje y se afianza la motricidad, por tanto, tenemos que ayudarles en su exploración del mundo.

Juguetes indicados: teléfonos, triciclos, muñecas, herramientas, cocinitas, pizarras, coloreables, pinturas de dedo…

–   De 3 a 6 años. El lenguaje está dominado y comienza la socilización y el jugar con otros niños/as como iguales, mediante juegos simbólicos, en los que cualquier elemento se convierte en otro: sillas en barreras, el palo del toallero en espada… Hay muchas preguntas, dibujos, pinturas, facetas de artista por los pasillos de casa y en el salón comedor. Por tanto cualquier material para desarrollar la vertiente creativa es bueno. También los oficios comienzan a tener su repercusión y la imitación de profesiones: mecánicos, cocineros, fruteros, maestros, enfermeros…

Juguetes indicados: Cuentos interactivos, para colorear, kits de oficios: cocina, taller mecánico, pizarra, material creativo…

Otros aspectos a tener en cuenta:

– Lo más importante es saber y conocer los gustos del niño/a y buscar lo que creemos que le pueda agradar.

– Reflexionar sobre los valores que transmite el juguete antes de comprarlo e intentar no ser sexista.

– Regalar juguetes variados, no todos del mismo tipo. Ejemplo: todo de las princesas Disney.

– Comprar juguetes para compartir y no para competir.

– Intentar que no haya exceso de juguetes, pero si lo hay, guardarlos y sacarlos en otro momento del año.

– El exceso de juguetes mata la fantasía y fomenta el aburrimiento. Por tanto, enseñemos a valorar lo que se tiene. Hagamos ver a los niños/as que lo que tienen se consigue con esfuerzo.

– El mejor juguete no es el más caro.

Si queremos ser más éticos, preguntémonos:

– ¿Qué le hace realmente ilusión al niño/a?

– ¿Es factible de afrontar por un solo familiar?

– ¿Y si se compra entre varios?

– O, ¿y si se hace?

¿Y si regalamos tiempo?

Llega el fin de este post y enlazando con su inicio, os revelaré lo más importante de los regalos y de los juguetes: el TIEMPO. Sí, de nada sirve tener muchos juguetes si no se juega con ellos. Por ello, no importa tanto lo que se regale, como el tiempo que venga de juego tras ello. Los juegos caseros, improvisados, las pequeñas cosas y compartirlas con los niños/as es lo que da valor al juego. Así que, acompaña los regalos de tiempo y: disfrázate, cambia de oficio, sé a la vez papá o mamá, el montador, el contrincante, el aliado y todo aquello a lo que tu imaginación y la de tu hijo/a puedan llegar.


3 comentarios

¿Eres padre o madre? Entonces debes aprender a navegar por Internet

¡Hola amigos/as! Este blog, además de ser un reto motivador nace ante la inquietud que causa en mí la conocida brecha digital, es decir, la velocidad a la que avanza la tecnología y la lentitud -en sentido figurado- a la que avanzamos las/los ciudadanas/os.

Si para una persona a la que le gusta y está al día de los recursos y herramientas virtuales relacionados con su campo le es difícil condensar,  seleccionar y realizar filtros de información según criterios, para un padre o madre que tiene un contacto mínimo y que apenas usa el ordenador o Internet, la brecha a nivel tecnológico entre él o ella y su hijo/a es inmensa. Por ello, en este primer post quiero compartir contigo aquellas direcciones que conozco sobre espacios en los que puedes comenzar a conocer herramientas y estrategias para acercarte al “mundo virtual” e inmiscuirte en él solo o en familia y hacerlo de una forma segura.

Actualmente se puede decir “yo de eso -el ordenador o Internet- no quiero saber nada”, pero no es una opción válida, pues los niños/as de hoy han nacido en la era digital y se mueven como pez en el agua en este entorno. Haz la prueba: observa el comportamiento de tu/tus hijos/as con un móvil o un ordenador. Puedes sorprenderte de lo intuitivos que son y de su facilidad de manejo de teclas, aplicaciones, direcciones…

Si los niños/as de 1 o 2 años son capaces de coger un teléfono móvil, desbloquearlo y agrandar la pantalla, ¿qué serán capaces de hacer con 14? Es preferible, como padre, madre, aprender algunas herramientas y trucos para ofrecer una navegación segura a los hijos/as que continuar viviendo en la “dejadez digital”. Tener unos mínimos conocimientos del funcionamiento de Internet y de la web 2.0 te facilitará las tareas como padre, madre.

En castellano:

http://chaval.red.es    Página web de referencia respecto al buen uso de las TIC. Trata de salvar la brecha digital entre familia, escuela y menores.

http://www.protegeles.com    La institución Potégeles pone a disposición de los usuarios una línea de denuncia de pornografía infantil, terrorismo, racismo, drogas,…

http://www.inteco.es/   Plataforma para el desarrollo de la Sociedad del Conocimiento promovida por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio con proyectos de innovación y tecnológicos.

En inglés:

http://kids.getnetwise.org/tools/    Herramienta de protección y filtrado en Internet.

http://www.childnet-int.org/   Asociación dedicada a la seguridad infantil en Internet.

http://www.safekids.com/    Guía para una Internet segura y productiva.

Espero que esta información te sea de utilidad y te haga pensar en cómo enfocar tu tarea como padre o madre para crecer junto a tu hijo/a en la era digital sin agobiarte, pero sí siendo consciente de la realidad, que no es otra que nuestra convivencia con Intenet y el acceso a ella.

Agradecería recibir comentarios, sugerencias y cualquier pregunta o aclaración sobre este temática aquí en el blog o en las redes sociales. Un saludo y hasta la próxima.